renato cesarini, club, club renato cesarini, futbol, escuela, rosario, argentina, futbol infantil, soccer, jorge solari, jorge raul solari, indio solari, el indio solari, alto rendimiento, deportes

Club Renato Cesarini - También fueron “aurirrojos”
Club Renato Cesarini

 

Martín Demichelis, Javier Mascherano, Fabián Cubero, Javier Gandolfi, Guillermo "grillo" Larrosa, Guillermo "chirola" Romero, Hermes Desio, Alejandro Saccone, Martín Pautasso, Lucas Nardi, Martín Vitali, Guillermo Israelevich, Matías Bosso, Marcos Aguirre, Leandro Gioda, Esteban Solari, Mariano Fermani, Norberto Araujo y Miguel Torren.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Martín Demichelis – Málaga CF – Selección Argentina

               Un defensor central –también jugó de volante- que se inició en River Plate, fue transferido al Bayern Munich FC de Alemania donde se cansó de ser campeón y ahora es parte de la rica plantilla del Málaga español junto al entrenador chileno Manuel Pellegrini. 

Después de su exitosa carrera en Alemania con el Bayern Múnich, hoy está en el Málaga CF de España.

               En Justiniano Posee, Provincia de Córdoba, República Argentina, nació Martín Gastón Demichelis, el 20 de Diciembre de 1980. Siendo su padre hincha de Boca Juniors, a los pocos años de edad recibió la indumentaria completa del Club Atlético River Plate, de ahí el cariño por la institución de Nuñez se hizo eterno.

               Arracó jugando al fútbol en su localidad natal, donde tiempo después, se integró a las categorías juveniles del Club Renato Cesarini de la ciudad santafesina de Rosario. Allí un entrenador vio en él muchas condiciones manejando el balón, y lo recomendó para River Plate, donde inició su carrera en las divisiones inferiores del “Millonario”.

               Mientras trabajó en el Departamento de Prensa del club que hoy en día vive su primera temporada en el Nacional B, hizo sus primeras armas como jugador. Después de varios juegos en la categoría de reserva, el entrenador Ramón Díaz lo tuvo en cuenta para la Primera División. Le comunicó que iba al banco en el juego ante Estudiantes de La Plata, y el 2 de Septiembre de 2001, ingresó en el complemento suplantando a Gustavo Lombardi.

Cuando apareció en River Plate dejó una muy buena impresión. Apareció con Ramón Díaz y se afianzó con Pellegrini, con ambos fue campeón.

               Su juego de “galera y bastón” hizo que los aficionados de River Plate se sintieran identificados con la presencia de Martín, tanto en la defensa como en el centro del campo. Con los “Millonarios” se consagró campeón del Torneo Clausura 2002, bajó la conducción técnica de Pelado Díaz, y luego con Manuel Pellegrini en el banco, se hizo del Torneo Clausura de 2003.

               Vistiendo la camiseta de River Plate, estuvo alrededor de dos temporadas, en las que disputó algo más de 70 partidos oficiales, entre torneo local e internacional. Solamente marcó 3 goles y fueron ante Rosario Central en el Torneo Apertura 2002, Tuluá de Colombia por Copa Libertadores 2002 y Corinthians de Brasil por Copa Libertadores 2003.

               A mediados de 2003, y a cambio de 5 Millones de Euros, se sumó a la plantilla del FC Bayern Múnich de Alemania. En ese momento, el entonces Presidente del Club Franz Beckenbauer, manifestó que la de “Micho” fue una de las mejores incorporacions del conjunto bábaro. Y la verdad, no se equivocaron. 

Durante un festejo con su excompañero del Bayern Múnich alemán, el ucraniano Anatoliy Tymoschuk.

               Nunca tuvo problemas de insertarse en el mundo alemán, tanto en lo cotidiano como en lo futbolístico. A los pocos meses de su llegada, dio su primera vuelta olímpica. Primero, y bajo la conducción técnica de Felix Magath, ganó la Copa de la Liga en 2004, en 2005 la Bundesliga 1 y la Copa de Alemania, y en 2006 también la Bundesliga 1 y la Copa de Alemania.

               En Enero de 2007 deja el cargo de entrenador el “Boricua”, y un mes después, se instala en el banco Ottmar Hitzfeld. Sin muchos cambios ni momentos de transición, el FC Bayern Múnich siguió ganando torneos a nivel local, siendo lo internacional la cuenta pendiente. Levantó la Copa de la Liga en 2007, en 2008 la Copa de Alemania y la Bundesliga 1, y en 2010 la Supercopa de Alemania, la Copa de Alemania y la Bundesliga 1.

               Después de 260 partidos con el conjunto bábaro y once torneos ganados en casi seis temporadas, y al no ser titular indiscutido, se alejó del fútbol alemán. A principios del presente 2011, llegó a la plantilla del Málaga Club de Fútbol a préstamo, con una opción de compra de 3 Millones de Euros, condicionada en que el conjunto de Andalucía no pierda la categoría.

               Disputó los últimos seis meses de la temporada 10-11, en donde el equipo andalúz culminó en el puesto 11 de la clasificación española. Con una plantilla renovada, dado el ingreso de capitales cataríes, la historia parece ser otra. Al día de hoy, se jugaron once fechas en las cuales Martín estuvo presente en todas, no convirtió goles, y su conjunto está en el sexto lugar de la tabla de posiciones y muy cerca de los puestos de copas, aunque para ésto habrá que esperar mucho.

 
----------------------------------------------------------------------------------------------------

Javier Mascherano
EL CINCO
DE SELECCION
abriéndose paso en el Barcelona

 Humilde y moderado, le cuesta asimilar la fama.


 

Habla el Papá...

Y pensar que cuando era chico, nunca fue de ésos que andan todo el santo día con la camiseta de la Selección Argentina puesta...

Javier empezó a jugar al fútbol en Alianza, un club de la Liga de San Lorenzo, acá en Santa Fe. Y era delantero. Igual que yo, que jugaba de nueve en la Reserva del Newell's campeón del Metro del 74, y después pasé por Argentino de Rosario. La cuestión es que después Javier se fue a Barrio Vila, en el 95, y lo dirigí tres años: en ese entonces los padres hacían su aporte en los clubes. Como delantero, Javi era velocidad, potencia y buen remate. Pero a mí me parecía que debía jugar de cinco, por su justeza, porque levantaba la cabeza y ponía la pelota donde quería... Ahora descubren este aspecto de su juego, pero desde los 10 años que entrega la pelota así, con una precisión infernal. La cuestión es que de entrada no tuve su aprobación total, pero ahora todo ya se convirtió en una simple anécdota.

El tercer año en Barrio Vila lo hizo en juveniles, ya en cancha de 11. Recuerdo que me dijo: "Quiero algo más, llegar a ser alguien, lograr algo. Me quiero ir a Buenos Aires, adonde tenga la posibilidad de ser jugador de fútbol". Era su ilusión, lo dijo como cualquier chico que sueña con ser futbolista. Y ni siquiera sabía en qué categoría: en la C, en la D, en Primera... No le importaba. Se había fijado esa meta y no había nada que se lo sacara de la cabeza. Bueno, se fue a Renato Cesarini, una especie de andador de grandes. No quiso intentar probarse ni en Newell''s ni en Central porque había demasiados jugadores y desconfiábamos. La cuestión es que estuvo entrenándose en Renato, vio cómo se manejaba la preparación física, lo técnico, le gustó el ambiente y me anunció: "Me quedo". En ese momento le aclaré que Cesarini jugaba los torneos de la liga rosarina, y no los de la AFA. "No importa, porque si juego bien acá, alguien me va a ver", me contestó. Eso, a los 13 años, es tener en mente un proyecto, es tener convicción. Como cualquiera que dice que quiere estudiar medicina y que se mata para recibirse. Es así, un profesional. Me acuerdo de que cuando fuimos, el Indio Solari me llevó a un costado y me dijo convencido: "Este va a ser el cinco de la Selección". Yo me largué a reír...

Su relación con la Selección se dio como él imaginaba. Un día llegó Hugo Tocalli para observar a varios chicos y se ve que Javier le gustó, porque lo convocó enseguida al Sub 15. Y eso que recién arrancaba en Renato Cesarini. Entonces, al año siguiente apareció River y se lo quiso llevar, pero tuvo que esperar hasta el otro, y entonces sí Javier decidió que era lo mejor para continuar con una mejor formación. Entró en Séptima, y salieron campeones contra Independiente, en cancha de Vélez, me acuerdo como si fuera ayer. Después otra vez lo convocaron a la Selección, esta vez al Sub 17 para el Sudamericano en Perú, en el 2001. Fueron subcampeones y Javier volvió a River, a la Sexta, pero estuvo cuatro o cinco partidos nada más porque ahí nomás lo llamaron para el Mundial de Trinidad y Tobago. Y al regresar, directamente lo pusieron a jugar en Reserva.

 

Al principio lo tomó como una aventura, pero fue concretando sus sueños de a poco. Y a nosotros, la verdad, nos cuesta caer. Verlo con la camiseta argentina en todos los juveniles, el Sub 17, el Sub 20, el Sub 21, el Preolímpico Sub 23 y ahora en la Mayor con tanta continuidad, sin saltearse ninguna categoría... A veces me sorprendo porque es algo que me cuesta explicar. Porque la sensación es como si estuviera usando una camiseta de un club, algo familiar. Y que ahora, a los 20 años, tenga la chance de jugar nada menos que en los Juegos Olímpicos después de ser titular en la Copa América... Cuesta asimilarlo. Pero lo lleva en la sangre, no hay otra interpretación. Y a eso hay que sumarle haber debutado en River, jugar la Copa Libertadores. Estoy seguro de que el destino tiene un porcentaje alto en todo esto, pero siempre que le agregues capacidad, temperamento, personalidad, entrega y sacrificio. Porque muchos lo sueñan, pero a pocos se les termina dando. ¡Si Javier debutó antes en la Selección Mayor que en su club! No sé cuántos casos así se habrán dado en el mundo. Tres, cuatro, no más. Y esta situación no es algo que sólo debe estar descolocándome a mí.
La sensación es estar viviendo el sueño que él siempre soñó. No pensé que estaría donde está ahora, porque hay un montón de jugadores con un currículum bastante más grande, y asombra que un técnico se la juegue con un pibe que tiene pocos partidos en Primera. Javier sabe muy bien que eso debe retribuirlo con creces, demostrar que estaba a la altura. Y ahora, la medalla de oro sería como el éxtasis para todo futbolista. Yo soy un tipo muy futbolero, hincha del fútbol bien jugado. Miro los partidos y saco mis conclusiones. No subo el volumen si lo alaban ni lo bajo si lo matan. Sé cuándo juega bien, mal o regular. Incluso, después de los todos partidos siempre llama a casa para saludarnos y me pide una opinión, aunque Javier la tiene clara y se da cuenta cómo anduvo. Eso sí: siempre le pregunto si dejó todo en la cancha.

----------------------------------------------------------------------------------------------------


Hoy habia 2 visitantes (8 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com