renato cesarini, club, club renato cesarini, futbol, escuela, rosario, argentina, futbol infantil, soccer, jorge solari, jorge raul solari, indio solari, el indio solari, alto rendimiento, deportes

Club Renato Cesarini - Santiago Solari
Club Renato Cesarini

 

Nota publicada en la edición julio 2011 de la Revista El Gráfico

Santiago Solari: "Me hubiera gustado tener un paso final por River"


El Indiecito habló de todo. River, su paso por el Real Madrid, el interés de Ferguson y su relación con el periodismo. Un 100 x 100 para atesorar.

LLEGÓ AL REAL proveniente del Atlético que fue su primer club de Europa.

1 ¿Sos un exjugador?
Oficialmente no juego más, pero uno nunca deja de ser jugador, siempre mantiene ese espíritu, y en el fondo siento que mañana podría volver a jugar. Tiene que ver con la pasión por el fútbol. Imagino que lo mismo le pasará a un actor, que jamás se considera ex, por más que no lo convoquen a ningún proyecto. Uno es futbolista para toda la vida

2 Sí se puede decir que no vas a jugar más profesionalmente...
Supongo que no.

3 Parece que no cerraras la puerta, ¿podés hacer la “gran Almeyda”?

Pero Almeyda es un superdotado físicamente. El tema también pasa por la autoexigencia. Si yo hoy hiciera una buena pretemporada podría volver, lo que no creo es que pueda volver a jugar en el nivel que jugaba.

4 ¿Por qué decidiste no jugar más?

Por un lado, por no verme de la misma manera en la que me veía. Después, hubo un cansancio mental más que físico; si hubiera sufrido una lesión importante habría sido más fácil decir “Esto se terminó”, pero no pasó. Fue más el cansancio de los viajes, de las concentraciones, de las mudanzas, de dejar de disfrutar ciertas cosas que uno se supone que debe disfrutar para darle todo al fútbol, ¿no? No es un trabajo normal el del futbolista, es una profesión a la que si no le metés pasión, es difícil que te salga bien.

5 ¿Te pasó de un día para el otro?

No. Tiene que ver con los sitios donde estás, con la gente que te entrena. No culpo a Peñarol, mi último club, donde la pasé muy bien, sino al proceso anterior en el Atlante. Vine muy baqueteado de México, una experiencia que tuvo cosas positivas pero que me terminó agotando.

6 ¡Qué raro! Porque la mayoría va a México a relajarse.

Mi primera etapa en México fue muy linda, aprendí cosas, disputé un torneo muy interesante: se juega muy bien en México, y tenés que adaptarte a jugar al mediodía, en la altura, con smog, en condiciones extremas. Pero luego del Mundial de Clubes hubo un quiebre y el Atlante empezó un proceso de autodestrucción: vendió jugadores, cambió de entrenador e hicimos una pretemporada de dos meses y medio, entrenando tres horas a la mañana y tres a la tarde; una cosa muy cerca del absurdo, con gente que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Y en ese absurdo, los que más pagan son los veteranos. Me arruinó esa pretemporada. Nunca me había pasado algo así en mi carrera. No suelo hacer estos dictámenes pero realmente el nivel de ignorancia era total. (No los nombra pero fue la dupla René Isidoro García-Mario García).

7 Pero pasaste eso, estabas acá al lado en Peñarol, ¿no te interesaba jugar la Libertadores?

En Peñarol podría haber seguido, porque tenía contrato hasta junio de este año. Me trataron fenomenal pero venía fusilado mentalmente, a pesar de que tengo 34 años. Cuando empezás a valorar más el tiempo que te va a quitar una competición que la competición en sí, la cuenta está jodida. Cuando empezás a hacer cálculos de cuántos días una Copa te va a tener en un hotel, ahí hay algo que no funciona...

8 ¿Te buscaron de Newell’s?

Se habló algo. Newell’s fue mi primer club, con 10 años, y siempre habrá una ligazón afectiva, aunque paradójicamente mi viejo fue campeón y símbolo de Central. El tema es que mi vieja es de Newell’s y fue ella quien me llevó al club cuando le dije que quería ir a jugar al fútbol. Es una familia extraña: mi viejo es de Central, mi vieja de Newell’s y mis hermanos, de Estudiantes. A mí también me gusta Estudiantes, pero yendo a la pregunta, Rosario significa mucho para mí: es mi ciudad. Aunque en Madrid y Buenos Aires haya vivido más tiempo, siempre vuelvo a Rosario, una ciudad extremadamente pasional por la que camino tranquilo. Y en la que quiero seguir caminando tranquilo, por eso ni lo analicé...

9 ¿Si River golpea la puerta decís que no?

En estos meses recibí muchas propuestas, algunas por 2 o 3 años de contrato, igual creo ya no le puedo dar a River lo que River necesitaría de mí. Más allá de mi cansancio, uno tiene que ir a los sitios donde puede dar cosas. Si me buscaran, sería fácil ser egoísta y decir: “Voy a River y que sea lo que Dios quiera”, pero no es así...

10 ¿Cómo fue jugar en Juventud Antoniana, en el Argentino A?

Según wikipedia, ahora estás ahí. Bueno, eso te da la pauta de que el mundo de hoy está lleno de información y un gran porcentaje es errónea. El error debe partir de que mi tío, el Indio, dirigió ahí hace un tiempo. Con todo respeto por Juventud Antoniana, ni sé el color de su camiseta.

 

11 ¿De dónde nació tu afinidad por Estudiantes?
Jugué en Prenovena y Novena y hasta hice una pretemporada cuando mi viejo era DT. Yo tenía 14 años y fuimos a La Cumbre. Estaban Verón, Palermo, Prátola, Iribarren, fue mi estreno con un plantel profesional. Trabajé a la par de todos, aguantando las puteadas y yo también puteando a mi viejo, que nos mató...

12 Un problemita ser el hijo del entrenador, ¿no?

Al principio te miran de reojo, pero después estaba todo bien. Ojo: no compartía la habitación con ningún jugador, mi viejo tampoco le iba a hacer tan flaco favor a alguno (risas), pero me resultó entretenido. Verón se destacaba, y a Palermo ya se le notaba la locura.

13 Te preguntaba por el hijo de Ramón Díaz, que trajo tantos problemas.

Yo no estaba en San Lorenzo cuando pasó eso, llegué después, con Russo, pero por supuesto que no es fácil que el técnico tenga a su hijo en el plantel. Yo nunca tuve a mi viejo de entrenador, esa vez fui de invitado a una pretemporada. Sí viví en Inferiores de muchos lugares, siendo mi padre el técnico del primero equipo. Y claro que es duro, hay una mirada diferente, como que estás allí porque entraste por la puerta de atrás, no porque te lo ganaste. Hasta que podés demostrar, si es que podés, que estás ahí porque te lo merecés, hay un recorrido con el grupo que, en lo emocional, cuesta.

14 ¿Tenés decidido qué vas a hacer en el futuro?

Soy profesor de educación física, así que al menos me puedo sentar en el banco de suplentes (risas). Haré el curso de entrenador en Madrid, porque allá existe uno de elite para los que fueron internacionales, que es más concentrado y dura solo un año.

15 ¿Dónde pensás vivir?

En Madrid, una ciudad que llevo en el corazón, en la que viví siete años y en la que pasé mis mejores momentos. Por ahora estoy en Rosario, en un impasse. Y seguiré ligado al fútbol.

16 ¿Representante podés ser?

Sería raro, porque nunca tuve representante. Fue una decisión. No los necesité, tuve la suerte de manejarme en clubes grandes y siempre me llamaron, no precisé de alguien que me buscara un club, salvo cuando Darío Bombini, de IMG, me acercó al Atalante. Es todo un tema a la hora de la negociación y hay un roce entre jugador y dirigente, pero me la banqué y aprendí cuáles son los pro y los contra y concluí en que la labor de los representantes es muy importante.

17 ¿Cuáles son?

Los pros es que sos vos el que decide adonde ir, no hay influencias ajenas. Las contras son los roces y un trabajo que hoy hay detrás, de relación con la prensa y con los dirigentes que el jugador no puede hacer.

18 ¿Seguís escribiendo tus columnas en El País?

Sí, empezó cuando jugaba en el Madrid y me lo propuso Santiago Segurola. Le agradecí pero no me parecía compatible. Años después, ya en el Inter, y con otra perspectiva, me animé. Me dan una gran libertad y me alientan. Hoy tengo un blog (El Charco), y escribo una vez por semana de un tema y luego hay otra interactiva con los lectores.

19 ¿Cómo te sentís del otro lado del mostrador?

El ejercicio de valorar al periodista lo hago mucho más ahora que antes. Está la limitación del lenguaje y el propio prejuicio, cómo va a ser interpretado lo que escribas, porque ahí rellena la gente. No es fácil. El periodista siempre es un enemigo para el deportista, para el personaje público en general, por la sencilla razón de que son los que juzgan sin hacer. Están para eso, pero la bronca del futbolista es: “Este tipo juzga y no hace, no decide, no tiene que correr y salga lo que salga, después tendrá razón”.

20 El futbolista también piensa “Este tipo vive gracias a lo que yo hago”, ¿o no?

Puede ser, pero eso es un error: la prensa también le da valor agregado al show del fútbol y después el fútbol mama de ese valor agregado.

21 Tu escritor preferido.

Es difícil, hay miles de géneros, pero Borges a mí me puede, a ningún lugar vuelvo más que a Borges.

22 ¿Y tu periodista preferido?

De los deportivos, te puedo nombrar a Santiago Segurola, José Sámano, Diego Torres, toda la gente de El país, en realidad (risas). De la Argentina me encantan Ariel Scher (Clarín), Hugo Asch (Perfil), Juan Pablo Varsky, Gonzalo Bonadeo, Fernando Pacini. Diego Latorre, con su enfoque, ayudó a elevar el nivel en la tele. Y seguro me olvido de varios.

23 ¿Fuiste a ver los Barcelona-Real Madrid por invitación o porque tenías ganas?

Fui por mi cuenta, porque tenía que hacer cosas en Madrid y para escribir con mayor propiedad, porque en esos días no se podía hablar de otra cosa que del clásico. Y por la tele se ve mucho menos que en la cancha. En la tele vos ves el enfoque del editor y los 20 metros alrededor de la pelota, te perdés el enfoque global del partido y tenés que hacer un ejercicio de adivinación para saber dónde están los centrales o cómo regresan los delanteros.

EN SAN LORENZO jugó un año y se fue por la barra.

24 ¿Vas al Bernabéu y tenés que sacar entrada o pasás como en tu casa?
El Real Madrid tiene 80 mil socios, ¿cómo voy a pasar así como así? Ahí tenés que sacar entrada o tener tu propio palco. Espero poder conseguir uno cuando viva en Madrid; pero siempre se portaron bien conmigo en el club.

25 El Madrid está ligado a tu sentimiento pero supongo que te identificás más con el juego de Guardiola, ¿quién preferías que ganara?

A mí me gusta el fútbol que se impone a través de la posesión, de tejer las jugadas. Ojo: no reniego del fútbol directo, de hecho aprendí a valorarlo en mi etapa italiana. Se puede crear siendo directo, pero el Madrid se radicalizó y se olvidó completamente de la pelota. Claro que me siento más identificado con el fútbol del Barcelona, pero a la cancha fui como hincha del Madrid y eso pesa más que nada. Sin duda quería que ganara el Madrid.

26 ¿En partidos así te sentás a disfrutar del fútbol o lo sufrís como hincha?
Lo disfruto, no tengo el sufrimiento del fanático. Quiero que gane mi equipo pero sé valorar al Barcelona.

27 ¿Con el golazo de Messi en la semifinal te amargaste o un poquito feliz te pusiste?

Con la expulsión de Pepe y el primer gol, el Barcelona tenía encarrilado el partido. Eso me dolió. Después, por más que sea hincha del Madrid, con el segundo gol no quedaba otra que disfrutarlo. Ese partido había sido muy tedioso y el gol justificaba que hubiera 85 mil personas en el Bernabéu y que yo, por ejemplo, hubiera viajado de Rosario a Madrid. Ese gol justificó que existiera el fútbol, porque el resto del partido era como para decir ¿y este deporte qué es?

28 ¿Te parece que le robaron al Madrid, como dijo Mourinho?

Todas las declaraciones de Mourinho son coherentes con Mourinho, no me sorprenden, aunque sí creo que te distraen un poco de lo esencial, que es lo que pasa en la cancha. No sé qué quiere lograr, por eso me dedico a mirar lo que pasa en la cancha.

29 ¿Le robaron al Madrid?
Hubo dos decisiones que alteraron el curso de los partidos: la expulsión de Pepe en el primero y el gol anulado a Higuain en el segundo. Para mí no hubo una intención, por lo que no se puede hablar de robo. Hablar de robo es desviar la atención de lo que sucedió en general, y sucedió que el Barcelona fue superior al Madrid en los dos partidos.

30 ¿Qué te generaron los dichos de Guardiola sobre Mou como “puto amo”?

No le hace bien al fútbol que los referentes máximos de los clubes más grandes hablen con belicosidad. El deporte tendría que ayudar a cohesionar y no a aumentar diferencias.

31 ¿Mourinho manchó la historia del Madrid jugando como un equipo chico?

Es innegable que el Madrid se alejó de su idiosincrasia pero Mourinho no tiene culpa de nada, es coherente con su manera de ver el fútbol. Mourinho es él, no tengo nada en su contra, muy por el contrario, me parece un tío capaz e inteligente, es el técnico más exitoso del mundo a nivel de clubes, pero otra cosa es que comparta el fútbol que pregona.

32 ¿“Mou es una vergüenza para el Madrid”, como declaró el alemán Hitzfeld?

Noooo, vergüenza es robar. Mourinho defiende un tipo de fútbol que demostró ser muy efectivo. ¿Qué vergüenza? El se tiene que sentir orgulloso, para eso lo contrataron. Ahora, razones y gustos son cosas diferentes.

33 ¿Se puede jugar mejor que el Barcelona?

El Barcelona se ha encontrado con una generación de futbolistas excepcionales, formados en la misma idea, que se conocen desde chicos y que tiene a dos de los mejores jugadores del mundo en el mediocampo. Y además tiene al Maradona de esta época. Y encima el técnico es fruto de la misma cantera, o sea que pregona la misma filosofía. En síntesis: se le alinearon los planetas. ¡Ojo: gran mérito del Barcelona! Pero será muy difícil encontrar algo así en el futuro. Por más que Barcelona mantenga la línea, ¿qué pasará cuando no tenga a Messi?

34 ¿Qué pasará?

Será menos profundo. Y si sos menos profundo, se te complica ganar.

35 ¿Mourinho te limpió a vos del Inter?
No coincidí con él. Terminó mi contrato y me fui, todavía el técnico era Mancini, y al mes llegó Mourinho. No lo conocí ni hablé nunca con él.

36 ¿Con Guardiola hablaste?

Sí, una vez vino al entrenamiento del Inter cuando quería ser entrenador, otra nos vimos en un partido con la fundación de Figo y otra hablamos en el Mundial de clubes después de que nos ganaran la semifinal. Guardiola es fanático del fútbol, apasionado, del estilo del Cholo Simeone.

37 ¿Se parecen River y el Real Madrid?
Sí, son dos clubes con solera: les gusta el fútbol elegante, han sido muy exitosos respetando ese fútbol, son exigentes no solo con la victoria sino con el camino, sus canchas están ubicados en puntos de la ciudad con cierto glamour...

38 ¿Y en qué se diferencian el Atlético y el Real Madrid?

En muchísimo. Es más corto encontrar las cosas en común. El hincha del Atlético es más expresivo y sufrido, se siente identificado con el sufrimiento, como Racing.

39 ¿Es muy duro irse al descenso?
Claro que es duro, y más en las condiciones en que nos fuimos con el Atlético, que es un grande: no tuvimos presidente por seis meses y las contrataciones las hacía un juez porque el club estaba intervenido con quiebra. Los hinchas apoyaron hasta el final.

40 ¿No fue una traición irte del Atlético al Real Madrid?
Consumado el descenso, el Atlético me comunicó que no podía mantenerme a mí y a otros jugadores, que los ayudara buscando club. Apareció el Madrid y me fui. Les convertí goles en el Calderón y no los celebré, siempre me comporté respetuosamente. Tengo mucho cariño por el Atlético y la gente me lo devuelve, nunca tuve un problema en la calle.

41 Jugaste varios clásicos, ¿con cuál te quedás?
El Peñarol-Nacional es el más polarizado de todos. El Barcelona-Madrid es el más visto en el mundo. El Inter-Milan siempre me pareció más frío porque se juega en invierno, con niebla, y la gente está más apagada. Y el River-Boca es el más caliente.

42 ¿Algún recuerdo del River-Boca?
En mi primer clásico, en la Bombonera, la noche de los tres goles de Caniggia, hacía un frío tremendo. Ramón me mandó a calentar y estuve todo el segundo tiempo corriendo abajo de los palcos de Boca. No te puedo explicar la cantidad de líquidos que me tiraron, la cantidad de diferentes productos con los que me bañaron. La única certeza es que después estuve una semana enfermo, con antibióticos.

LA SONRISA, el gesto fresco y escudo del Real Madrid, el club que disfruó al mejor Solari.

43 ¿Por qué el Real Madrid no gana una Champions desde 2002 y se fue en octavos en 6 de las últimas 7 ediciones? ¿Es mala suerte?
Mala suerte podés tener uno o dos años, si no mirá cuántas veces el Manchester o el Barcelona llegaron a semifinales en los últimos años. Después, es todo muy fino, pero cuartos y semis son lugares donde el Madrid tiene que estar. Por historia y por presupuesto. No puedo juzgar un montón de años donde no estuve, sí está claro que no ha logrado una continuidad en su dirección técnica.

44 ¿Por qué se fue Del Bosque ganando dos Champions?

Vos estabas en el plantel. No sé, la decisión fue un shock, porque también salió el capitán, Fernando Hierro. Hay información que uno no maneja, lo que sí puedo decir es que Del Bosque tenía mesura, señorío e irradiaba la imagen del Real Madrid como ninguno.

45 ¿Que ganara el Mundial con España fue una reivindicación para un hombre menospreciado en el Madrid?
No creo que él lo haya tomado así. Yo me puse supercontento porque lo conozco y se lo merece. Es mesurado, inteligente, entiende que el protagonismo del fútbol pasa por los jugadores y maneja muy bien y con la mínima cantidad de palabras todo lo que significa este ambiente. O sea, la parte política, la de información y la futbolística.

46 Alguna vivencia con él.
A mí, el Madrid me contrató como reemplazo de Roberto Carlos. Yo me entrenaba de tres y un día, respetuosamente, le comenté que quería competir en mi posición. Lejos de enojarse, me dio la posibilidad y terminé jugando de volante.

47 ¿Cómo quedó tu relación con Valdano?
La relación con Valdano fue siempre estrictamente profesional. Después del Madrid, no volví a verlo.

48 ¿Del Madrid te fuiste o te “fueron”?
Después de cinco años allí, había renovado por otros cuatro años más, pero desde entonces no jugué más hasta el fin de la temporada. Entonces decidí cambiar de liga, aun sabiendo que por mis características, el fútbol italiano iba a resultarme más difícil.

49 ¿No querías jugar en la liga española para no enfrentar al Madrid?

En España el club más grande es el Madrid, después viene el Barcelona, que no era una posibilidad en mi corazón, y quedaban dos ligas grandes: Inglaterra e Italia.

50 Estuviste a un paso de ir al Manchester
.
Hablé con Ferguson, me quería, y estaba todo acordado, pero como al final renové con el Madrid, después se dio cierta tirantez. Eso fue tres meses antes de ir al Inter, aunque mi ilusión era seguir en el Madrid.

51 ¿Te fuiste porque Florentino Pérez impuso la política de “Zidanes y Pavones”
.
Muchos nos sentimos excluidos, digamos que la clase media, que es la base de todas las sociedades prósperas del mundo. También las futbolísticas. Para mí hay que fortalecerlas; en ese momento el Madrid creyó otra cosa.

52 ¿Quién empezó con el rótulo de “galácticos”?

Supongo que la prensa, como todas las porquerías que andan rondando por ahí (risas). Nos hizo mal, siempre te hace mal lo exagerado, y también lo que te coloca como ganador antes de empezar el partido, como sobrado. Eso es fatal, genera una animadversión en los hinchas que no son del Madrid. Te ven como con soberbia. El odio ajeno es negativo.

53 ¿Cómo se sentía un mortal como vos entre tantos galácticos?

A mí me parecía fantástico, en ese sentido fue un gran invento, porque desviaba toda la atención. En ese momento, en vez de estar democratizada la fama, iban todos sobre David (Beckham), entonces con Cuchu (Cambiasso) o con César largábamos a David en los aeropuertos u hoteles y nosotros pasábamos tranquilos (risas). Todo bien con David, incluso con Cuchu a veces le cantábamos “El que no salta es un inglés”. Se reía...

54 ¿No molesta todo el marketing que rodea a Beckham?

El Madrid es eso y tenés que adaptarte. ¿Quién no entiende hoy la función del marketing? El problema es cuando el marketing te quita horas de entrenamiento o descanso. Hubo algunas giras que fueron extensas y era difícil para un entrenador preparar una pretemporada normal, pero en el Real Madrid hay que adaptarse, no tenés otra, porque aparte el club también funciona por cómo se vende.

55 ¿Es difícil mantener la motivación después de jugar en el Madrid?

Hay vida después del Madrid, aunque debo decir que tras un comienzo glorioso en River, mi experiencia más linda la viví en el Madrid, ya maduro y con el equipo jugando un fútbol precioso. Disfrutábamos jugándolo. Y ganamos todo.

56 Tu día más feliz en el fútbol.

No sé si fue felicidad o alivio, pero cuando ganamos la Champions en 2002 veníamos con mucha carga emotiva. Ese año habíamos perdido la final de la Copa del Rey el mismo día que cumplía 100 años el club, y en casa, también se nos escapó la Liga. Por suerte, el último día ganamos la Champions contra el Leverkusen. Y yo pude jugar todo el partido.

57 Ese día tuviste el privilegio de ver de cerca el golazo de Zidane
.
La única cosa buena en el gol de Zidane fue mi pase: se la di a Roberto Carlos, él tiró un centro de porquería para arriba, después Zidane le dio con la canilla y la clavó en el ángulo (risas)...

58 ¿Tu día más triste?
Cuando nos eliminó el Vasco da Gama en semifinales de la Libertadores del 98. En River teníamos la sensación de que esa Copa era nuestra y se nos fue por un pelo: Juninho nos clavó un tiro libre en el Monumental al final y nos eliminó. Con el Atlético hubo días tristes pero fueron provocados por cosas extrafutbolísticas.

59 El estadio que más te conmovió.
El Monumental. Hay recuerdos que tienen que ver con lo afectivo. La primera vez es única.

60 ¿En alguno se siente la presión más que en otros?

La presión se siente de diferentes maneras. El silencio te impone más que el bullicio, para mí. Un error a veces genera un murmullo o silbidos y se nota más si todo está en silencio. A mí nunca me temblaron las piernas en una cancha, salvo la primera vez que pisé el Monumental como jugador de Primera. Ahí hay una emoción que después difícilmente se repita. Me pasó contra Deportivo Español, en 1996, les ganamos 2-0.

61 ¿Seguís con el ajedrez?
Sí, todo empezó cuando me fracturé la clavícula en el colegio, entonces no me quedaba otra que jugar al ajedrez en las Olimpíadas Lasallanas. He jugado con Ramón Díaz, con Juampi Sorín, pero nunca podíamos terminar. Las concentraciones son así, siempre hay algo para hacer a los 10 minutos: mirar un video, tener una charla, ir a comer, a dormir o atender a algún periodista pesado que te hace 100 preguntas (risas).

62 ¿Cuando viniste a San Lorenzo, tu idea era retirarte acá?

Sí, mi ciclo en San Lorenzo me dejó conforme, más allá de alguna lesión; pero mirándolo en perspectiva, siento que me afectó muchísimo el problema que tuvimos en Ezeiza con la barra. Si quedar eliminado de una Copa provoca una reacción como esa, no me interesa más el fútbol.

63 ¿Cómo fue el incidente?

No quiero recrear, es como chapotear en el barro, ¿sabés? Había ido mucha gente al aeropuerto a agredir, una situación muy violenta. Y eso incluye desde una piña a un escupitajo o un insulto en la cara, o que te claven una mirada. De todos mis compañeros, fui el que menos recibí, ¿pero qué tiene que ver? En ese momento dije: si sucedió una vez, puede volver a suceder, y como no podía seguir viviendo con esa incertidumbre, decidí irme. Fue una pena, porque esa gente no representaba a la hinchada de San Lorenzo.

64 Y te fuiste a México a jugar tus últimos años sin presiones
.
Lo que más me motivó era el Mundial de Clubes, aunque por supuesto también quería encontrar un ambiente en donde el fútbol no tuviera la necesidad de sufrir lo que había sufrido en San Lorenzo. Habrá gente que te lo relativizará y dirá: “Fue una boludez lo que te pasó”. Para mí no lo fue.

65 ¿Nunca tuviste ganas de volver a River?

Me hubiera gustado tener un paso final por River, pero no sucedió así. Tiene que haber dos partes interesadas para que eso suceda. Yo llegué a la Argentina porque me buscó y me convenció Marcelo Tinelli. Y me fui por ese incidente puntual...

66 ¿Pero te buscó River o no?
Existió la chance de ir a River después de San Lorenzo, en el momento en que yo quería irme de la Argentina.

67 ¿Te ilusionaste con ir a algún Mundial?

Por supuesto. En el 98 fue una ilusión infantil, porque apenas tenía dos años en Primera y si bien sonaba el nombre, no tuve participación. Después, el 2002 fue mi mejor año, ya no era una ilusión, pensaba que era una realidad, y me lastimó mucho no estar. Era titular en el Madrid y ganamos la Champions, había participado del proceso con Bielsa. Por último, en 2006 estaba bien, pero no tanto como en 2002 y solo había estado en tres convocatorias con José.

68 Jugaste 10 temporadas en clubes europeos de gran nivel, ¿por qué tan pocos partidos en la Selección?

En el fútbol uno debe aprender a convivir con las subjetividades del entrenador. Es así. Sigo creyendo que no había razones para que no estuviera en el 2002, pero solo los entrenadores saben qué le viene mejor a su sistema y qué no, qué le viene mejor al grupo y qué no. Y tantos otros datos que uno no maneja...

69 ¿Cómo ves a Batista?
El Checho es un tipo que mostró su personalidad como futbolista, y eso no cambia. Me gustan dos cosas de esta Selección: tiene la materia prima, como siempre, y sabe lo que quiere. Saber hacia dónde vas es fundamental. No solo lo sabe Batista sino que se lo hizo saber a los jugadores y a la gente.

70 ¿Quién fue el mejor jugador que viste?
De los que compartí prácticas, Ronaldo y Zidane están por encima. Previo a ellos, Maradona; y posterior, Messi. Ellos no son futbolistas, no son imitables, los demás sí lo somos. Y a eso sumale que han ganado todo, tanto individual como colectivamente.

71 ¿Y el compañero con el que mejor te entendiste?
Todos aquellos con los que podía dialogar con la pelota. En River, Gallardo, Aimar, Sorin, Placente, Francescoli. En el Madrid, con Zidane y Roberto Carlos era espectacular: Zizou se tiraba a la izquierda y yo me dedicaba a cerrar los triángulos. ¡Cómo me divertía haciendo de vértice! En el Atlético la pasé muy bien con Juninho, y en el Inter se jugaba un fútbol menos asociativo, era más difícil tener esas complicidades.

72 ¿A qué rival no querías enfrentar nunca?
Uhhhh, al Osasuna y al Bilbao... ¡Qué pesados los vascos! Dos equipos durísimos. Ibas allá y siempre llovía, siempre hacía frío y siempre había un tío que te pegaba un patadón antes de que tocaras la primera pelota. Tremendo.

73 ¿Y en forma individual?
Al holandés Van Bommel te lo cruzás y seguro que tenés un problema, por más que vos no lo busques. A Salihamidzic, del Bayern y de la Juventus, lo enfrenté varios años y era durísimo.

74 ¿Hablás con excompañeros?
Hablo bastante con Figo, con César Sánchez, el arquero del Valencia, con Samuel, con el Cuchu, con Pupi, Nico Burdisso, Pablito Aimar, Sorin alguna vez, estuve con Gallardo en Montevideo, con Carevic y Fede Vilar, del Atlante.

EN EL MADRID. Jugó 5 temporadas en las cuales consiguió 2 Ligas, 1 Champions y 1 Intercontinental.

75 ¿Quiénes son los cinco mejores jugadores del mundo hoy?
Por orden. Messi, Iniesta, Xavi y Cristiano Ronaldo son los primeros cuatro. El quinto puede ser Rooney, o Dani Alves...

76 ¿Qué Intercontinental te dolió más perder: la del 96 o la del 2000?
En el 96 fui con 19 años, me colgué del ala del avión, fueron corriendo a hacerme un traje, que encima era enorme y me lo tuvieron que ajustar en el momento. Fue un regalo más que nada, pero me dolió porque pensé que no iba a volver más... Y terminé regresando tres veces más.

77 ¿A Boca lo subestimaron en 2000?
No, Boca nos ganó bien. ¿Cómo explicártelo? Allá hay otra perspectiva por esa Copa. Acá vivimos mirando hacia Europa; Europa, en cambio, no mira hacia Sudamérica. En lo futbolístico ni en otras cosas. En Sudamérica ganás la Libertadores y ya empezás a planificar ese partido, con seis meses de antelación. En Europa empiezan a mirar la Intercontinental después del último partido del campeonato, antes de viajar. Les importa ganarla pero no se preparan de la misma manera, ni mental ni tácticamente, porque no tienen tiempo. Esa es la diferencia.

78 ¿Te asustaste cuando te apretó la barra de Boca en Tokio?

Fue una situación fea, de violencia. ¿Por qué las situaciones de violencia que uno tiene en la memoria siempre están asociadas a hinchadas argentinas, cuando yo también jugué en España, Italia, México y Uruguay? Aunque sin justificar a los energúmenos, ahí también tiene responsabilidad el periodismo.

79 ¿Por qué?

Porque habían publicado una nota en la que decían que yo había dicho que iba a jugar con la camiseta de River debajo de la del Madrid. Una estupidez grande como una casa. La cuestión es que caminaba por Akihabara con dos compañeros y me empezaron a insultar. Eran unos cuantos, porque esa es otra particularidad de estos energúmenos: trabajan en masa, nunca cuando son menos de 10.

80 ¿Te gusta cómo se juega en la Argentina?
Es difícil que se te haga agradable mirar un partido. Es todo muy trabado, es todo muy físico, demasiado rápido, pero no en el movimiento de la pelota sino en las acciones de los jugadores. Hay muchas causas.

81 El mejor DT que tuviste.

Del Bosque fue el que más influyó en mi manera de ver el fútbol. Después, tuve muy buenos, con distintas maneras de ver el fútbol, desde Ramón Díaz a Bielsa, pasando por Queiroz, Ranieri y Sacchi.

8
2 ¿Y el peor?
Se sacan cosas interesantes de los buenos y también de los malos, para saber lo que no querés ser. Tuve una dupla en el Atlante, por suerte no me acuerdo de sus nombres. Pero no sé si eran entrenadores.

83 ¿Quién es el mejor técnico del mundo hoy?
Los entrenadores dependen de sus futbolistas. A mí me gusta cómo juega el Barcelona, imagino que Guardiola tendrá que ver con eso, ¿no?

84 ¿Qué significa para vos Renato Cesarini?
No lo conocí a Renato en persona, pero el club que fundaron los Artime, los Onega, los Spirandelli, mi tío y mi padre, es el lugar donde me crié, donde viví mi infancia. Hoy lo maneja mi primo Jorge, el hijo del Indio.

85 ¿Con Messi hablaste alguna vez?

Lo vi en algún clásico, lo saludé, también lo crucé un día en un programa de TV en Rosario y luego de la semifinal del Mundial de Clubes 09, yo estaba hablando con Maxwell e Ibrahimovic y él pasó a saludar, pero más que eso no lo conozco.

86 ¿Es el nuevo Maradona? ¿Por qué la comparación?
Es otro camino, igual de espectacular que el de Maradona, alguno dice que a Messi le falta la Selección, sí, también podemos decir que en el Barcelona Diego no ganó nada y Messi ya hizo todo ahí.

87 ¿Te ves seguido con tus hermanos y primos, que son unos cuantos?

Somos una banda, mi hermano Esteban está en Chipre, ahora apareció el nieto del Indio, Augusto, que jugó en el verano en la Primera de River. Son tres generaciones de Solari: el Indio, yo y ahora el hijo de mi primo. Con la familia nos juntamos en las Navidades, en general en Renato.

88 ¿Qué es lo que menos te bancás del ambiente del fútbol?

Que sea tan monotemático. Dentro de los planteles, entrenamos al fútbol, jugamos al fútbol y hablamos de fútbol. Y se hace un poco pesado. Y después está el problema de los energúmenos que hacen cosas como las que te conté.

JUNTO A Nicolás Domingo en su último club, Peñarol.

89 La cumbia de los vestuarios argentinos mucho no te va, ¿no?
Yo respeto todos los gustos, tengo la cabeza muy abierta, pero a la cumbia no le veo mucha técnica ni variación musical; a mí me gusta otro tipo de música, sencillamente. La música británica. Me gusta el trip hop, por ejemplo.

90 ¿Tenés claro en cuántos países viviste?

A ver... Viví en Colombia, México, Estados Unidos, España, Italia, Uruguay y Argentina. Siete en total. No preguntes por ciudades, por favor...

91 ¿Comida argentina, española o italiana?

Pasta italiana; todo lo que sea embutidos, guisos y quesos, de España; carne argentina y pastelería francesa.

92 ¿Periodismo argentino, español o italiano?

Al italiano lo conozco menos, porque hasta que no agarrás el idioma no te das cuenta. El argentino es incisivo, bastante profundo. Y pasa algo particular: todo el mundo tiene una postura. En España, en cambio, hay como una corriente de opinión que generan algunos diarios y el resto va detrás, con muy buenas excepciones.

93 ¿Te agarraste a piñas alguna vez con un compañero?

Una vez tuve un roce con Miñambres, en el Madrid, porque estaban los ánimos encendidos, pero no soy adepto a irme a las manos. Igual, pasa bastante seguido en las prácticas: uno está muy caliente y mete una patada que no debe meter y el otro justo no está en un buen día, hay mucho roce físico en el fútbol, ¿cómo no va a pasar? A los dos minutos estás a los abrazos y listo.

94 Si hoy te preguntan de quién sos hincha, ¿qué contestás?

De chico me gustaba Newell’s, el primer equipo donde jugué. También fui siempre hincha del equipo donde dirigía mi viejo: Estudiantes, Junior y Tenerife. Vibré con Racing en su cancha. Hoy te puedo decir que me encanta River, porque es mi equipo en la Argentina, como lo es el Real Madrid en Europa. Con el Inter ganamos 3 campeonatos en 3 años y se armó un grupo fenomenal, de San Lorenzo tengo buenos recuerdos, salvo el episodio con la barra. Son muchos.

95 ¿Quién era tu ídolo, de pibe?
Enzo (Francescoli), aun antes de que yo fuera a River. Me acuerdo de su gol a Polonia, tenía 10 años. A los 10 años uno tiene ídolos; a los 20, referentes. Fue muy loco jugar con él. Me pasó a mí y también a chicos de mi generación, como Crespo. Después compartí equipo con gente más grossa, con Zidane o Ronaldo, pero ellos ya eran referentes, Enzo era mi ídolo.

96 ¿Te pesaba que te compararan con él cuando recién empezabas?

Sentía una mezcla de orgullo y de vergüenza ajena, solo te puede pesar si te la creés. En ese momento sabés que tenés que hacer tu camino y, aunque era joven, entendía los juegos de la prensa.

97 ¿Qué consejo recordás que te dieron en tus primeros pasos como jugador?

Había mucha contención en ese momento, fue una gran ventaja para los que recién empezábamos. Una suerte tener a Astrada, Hernán Díaz, Burgos, gente fantástica que nos centraba, gente que le hace muy bien a tu carrera. A las vueltas de una vacaciones en las que había tenido toda la atención de la prensa, llegué a la pretemporada y Hernán Díaz me dijo: “Hoy te vi en Ollas y Sartenes” (risas).. Te lo decían bien, con humor, pero hacían un ejercicio muy interesante, el mensaje era “No te creas todo esto y dedicate a lo que te tenés que dedicar”. Uno siempre necesita de esos referentes.

98 ¿Qué Solari le dio más rédito a Tinelli: vos o tu hermana Liz?

Ja, ja, ja, supongo que mi hermana, hoy creo que en la Argentina yo soy el hermano de Liz y no al revés. Y es mejor, así desvío la atención.

99 Definí a Alfredo Di Stéfano.

Ah... siempre me ha hecho reír con algo Don Alfredo, siempre con una ocurrencia a mano. Te sentás al lado de él, que es una leyenda, y te hace sentir como si estuvieras hablando con el diariero, una cosa alucinante. Lo raro es que te habla con palabras que hace tiempo no se usan más, entonces... no diré que es como hablar con un dinosaurio, porque no queda bien (risas), pero no solo te habla de fútbol y te hace reír, sino que te transporta a una época de Buenos Aires que no viviste y que solamente leés en un cuento de Borges.

100 Cerrá con un concepto que te provocó la final de la Champions ganada por el Barcelona.
Me dio pena que no estuviera el Real Madrid, por supuesto. Pero ver al Barcelona hoy es un deleite. Logran algo dificilísimo en el deporte profesional o en el alto rendimiento: divertirse en el ejercicio de la profesión. Y, además de entretenerse ellos y entretener al aficionado, ¡ganan! Han conseguido algo que enriquece al fútbol en general porque han vuelto a colocar el valor en el objeto que da sentido al juego: la pelota.

POR: Diego Borinsky
Fotos: Hernán Pepe y archivo El Gráfico
Hoy habia 1 visitantes (5 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com